El régimen de zonas francas debe ajustarse a las nuevas realidades del comercio electrónico, así lo consideró Carlos Mesa Posada, gerente general de Zona Franca Rionegro.

En ese sentido, Mesa Posada señaló durante el VIII Foro Nacional de Importadores, aduanas visibles y lucha contra la corrupción, realizado ayer en el Country Club de Ejecutivos de Medellín, la importancia de que en la normativa se simpliquen los procesos con formularios de movimiento de mercancías más resumidos y que se reduzcan los trámites aduaneros.

En 2017, pese a que las exportaciones crecieron 19 % en el país con ventas por 37.800 millones de dólares frente a 2016, ese indicador en las zonas francas sufrió una caída de 27,2 % (un total de 2.252 millones de dólares), de acuerdo con las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane). A la fecha, en Antioquia, hay un total de 12 zonas, nueve francas permanentes especiales y tres francas permanentes.

Otro de los puntos que debe cambiar, a juicio de Mesa Posada y que pudiera influir para que los datos al cierre de 2017 mejoren este año, son las devoluciones.

 

“La documentación soporte (factura) puede ser elaborada por el courier. Además se debe estudiar la posibilidad de centralizar las devoluciones en lugares diferentes a la zona franca”, apuntó.

Con la necesidad de aumentar el recaudo tributario algunos tanques de pensamiento han criticado las exenciones de este modelo en el impuesto de renta al país por lo que piden circunscribirlo a las de modelo exportador.

 

Caso EE. UU. y China

 

La llamada guerra comercial entre las dos economías más importantes del mundo sigue generando tensión entre las naciones emergentes, tal es el caso de Colombia, y no es para menos, pues ambos países son sus principales socios comerciales (ver Polémica). Recordó el presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex), Javier Díaz Molina.

“Eso nos permite entender por qué nos ponemos nerviosos frente a este tema. Lo que hagan ellos en materia comercial indudablemente nos afectará”, enfatizó Díaz Molina.

Hay mayor proteccionismo, y eso lo demuestran las cifras de las medidas arancelarias declaradas el año pasado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC): un total de 3.621. “El mundo se está moviendo en disponer más de los mecanismos de defensa arancelaria, de proteger más sus economías, que es lo que estamos viendo con Estados Unidos y China. Esta dinámica no es nueva”, comentó el presidente de Analdex.

Esas naciones, que son los jalonadores del comercio internacional, mueven grandes sumas de dinero en materia de exportaciones: Estados Unidos le vende a China alrededor de 130 mil millones de dólares mientras que el gigante asiático le comercializa al país norteamericano más de 380 mil millones de dólares.

“Ese crecimiento del comercio mundial es lo que nos ha permitido, aquí en Colombia, tener un desarrollo de las exportaciones, en particular, las no tradicionales. Por eso el temor radica en que si ese avance se detiene o empieza a caer el país se verá afectado”, concluyó .

Fuente: El Colombiano